3 consejos para nunca perder de vista tus sueños



En 2016 dejé mi país para embarcarme en un viaje que todavía continúa. Tenía veintitrés años cuando me di cuenta de que mi trabajo de oficina me hacía muy infeliz. A pesar de haber vivido en una ciudad con más de 20 millones de habitantes por casi toda mi vida, mi visión del mundo era bastante estrecha. Me entraron unas ganas indescriptibles de crecer como persona y salir de mi zona de confort. Curiosamente, todos estos pensamientos se desataron cuando estaba viajando, sumergido en una cultura totalmente diferente y con una perspectiva sin precedentes. Es así por lo que decidí tomar acciones para superar aquellas cosas que me hacían infeliz y a tomar las riendas de mi vida. Como resultado logré descifrar pasiones que no conocía y trazar una ruta de objetivos que me ayudaron a llegar donde estoy.





A continuación, te voy a compartir tres acciones que me ayudaron a enfocarme y a cumplir mis objetivos. Quizás estos consejos también puedan ser de tu beneficio.

1. Para alcanzarlo hay que visualizarlo




No podemos alcanzar lo que no conocemos. Es de suma importancia saber reconocer lo que queremos para poder trazar un camino que nos lleve a alcanzarlo. Muchas veces es más fácil comenzar por identificar aquello que no queremos en la vida para poder distinguir nuestros objetivos reales en la vida. En mi caso, me hacía muy infeliz ir a una oficina de lunes a viernes donde sentía que mi aprendizaje y mi crecimiento personal eran mínimos. Me sentía estancado y esperando con ansias el fin de semana para finalmente dedicarme a lo que sí me gustaba. Esta fue una de las señales que me apuntaron en la dirección correcta, que me obligaron a comenzar a cuestionarme qué puede ser diferente.




Pregúntate ¿qué es eso que te hace infeliz? Trata de visualizar cómo se vería tu vida si de un día para otro pudieras liberarte de eso que te hace infeliz. Imagina qué puede ser diferente.


Yo comencé por apuntar aquellas cosas que me no me llenaban y por qué no lo hacían.

Poco a poco, esta lista se convirtió en un mapa mental que señalaba a las cosas que me causaban entusiasmo (puedes usar canva.com para hacer tu mapa mental).


Detecté que mi trabajo de oficina me hacía infeliz porque solo me pedía que siguiera instrucciones. Este trabajo requería muy poca creatividad, era poco desafiante. Es a través de esta introspección y este cuestionamiento que encontré eso que realmente me apasionaba–utilizar mi creatividad para desarrollar e implementar nuevas ideas. Defino lo que me apasiona como aquello que hace que el tiempo se detenga a mi alrededor. Son esas tareas que me desconectan de la realidad. Creo que perseguir estas pasiones no es tarea sencilla ya que requieren disciplina, esfuerzo y constancia, sin embargo, identificarlas es un paso crucial.

2. Una vez visualizado hay que trazar el curso




Ahora que ya has identificado lo que te apasiona es momento de trazar el camino que debes seguir para alcanzarlo. Sabía que no podía dejar mi trabajo de un día para otro. Así que comencé a buscar otros trabajos en los que sí pudiera desarrollar y utilizar el pensamiento creativo que tanto me apasiona. Este paso requiere identificar riesgos y oportunidades. Debes considerar que quizás debes desarrollar una habilidad o ganar experiencia en nuevas áreas de tu vida. En mi caso tuve que dar un paso atrás en mi carrera profesional y aceptar una posición de menor responsabilidad para compensar la falta de experiencia en un nuevo sector. Sin embargo, esta posición me dio la libertad de aprender cosas nuevas y trajo otras oportunidades de crecimiento.

No hay ninguna fórmula mágica para trazar este plan ya que cada caso es diferente. Si tu pasión requiere una inversión, este es el paso para crear un presupuesto y un plan financiero para alcanzarlo. Tal vez tu plan requiere distanciarte de personas tóxicas que te impiden alcanzar tus objetivos. Quizás te encuentras en una etapa de tu vida donde tienes responsabilidades de las que no te puedes zafar. Entonces este plan debe de buscar la forma de integrar tus objetivos con aquello que es inamovible en estos momentos. En mi experiencia, un plan sólido tiene pequeños objetivos que –en conjunto– te acercan a tu sueño. Es importante ponerles una fecha límite a estos objetivos y volver a trazarlos si las circunstancias en tu vida cambian.

3. La motivación es el motor de los sueños



Por último, debes mantener una motivación constante que te ayude a perseguir tus sueños. Para mí, significó rodearme de contenido virtual que me permitiera inspirarme para no perder de vista mi objetivo. Seguí cuentas en redes sociales que hablaban de innovación y diseño, escuchaba podcasts de creatividad y en mi tiempo libre veía series que se relacionaran con temas de mi interés. Estas pequeñas acciones me ayudaron a rodearme de eso que me apasiona y recordarme el camino que debía seguir. Otra gran fuente de motivación es compartir tus sueños con personas cercanas a ti, aquellas personas en las que confías como tu familia y tus amigos. Estas personas son las que te pueden alentar y asegurarse de que estés siguiendo tu plan. También, cuando compartes tus sueños, las personas pueden darte sugerencias o incluso ayudarte a avanzar con tus planes. En mi caso, una de mis mejores amigas me sugirió que siguiera una página de Facebook donde compartían trabajos de comunicación creativa. Fue en esta página donde compartieron el trabajo que me cambió la vida. Recuerda que, aunque la motivación es sumamente importante, tu constancia y compromiso son las cosas que últimamente te llevan a alcanzar tus sueños.




Identificar nuestros sueños es solo el primer paso para lograr cambios fundamentales en la vida. Solo cuando tenemos un sueño en la mira es cuando podemos delinear objetivos que nos ayuden a lograrlo y rodearnos de las cosas y las personas que estimulan nuestra motivación. Fue a través de estas tres acciones que logré dejar atrás ese trabajo que no me llenaba y aventurarme a hacer una práctica en otro país. Esta práctica en el extranjero me abrió las puertas a un nuevo mundo de culturas y puntos de vista que jamás imaginé. El camino no es para nada sencillo, está lleno de obstáculos y desafíos, pero, en mi experiencia, estos desafíos son los que realmente te hacen crecer. ¡Nunca dejes de soñar!

Carlos Alvarez, estudiante mexicano de doctorado en Newcastle Upon Tyne, Reino Unido.

29 vistas

¿Puedes imaginarlo? Ahora,

#HazloRealidad con VIAC

 Menores de 20 años deberán completar con datos de su tutor 

arrow&v
arrow&v

Nuestras Experiencias

¡Sé un estudiante internacional!

Estudia un semestre o año escolar en otro país. Totalmente revalidable en México.

Vive un verano increíble disfrutando

de un nuevo destino.

¡Viaja en grupo!

Experiencias para grupos escolares.

Conoce Ambassador School Network.

¡Aprende un idioma nuevo!

El idioma que quieras en el destino que elijas. Vive una inmersión cultural.

¡Estudia y trabaja en el extranjero!

Programas de educación superior o idiomas con permiso de trabajo.

Contáctanos

Platiquemos en WhatsApp

whatsapp (1).png

Escríbenos

Únete a la conversación

Facebook.png
Instagram.png
YouTube.png